La vagina, por ser un genital de corta profundidad, está expuesta a infecciones de diferente índole.

Estas son las principales tipos de infecciones vaginales y sus causas

  1. Candidiasis vaginal

Este tipo de infección, además de ser muy frecuente, se caracteriza por generar síntomas como:

  • Picor vaginal.
  • Secreción blanquecina pastosa.
  • Inodora.
  • Enrojecimiento de la vagina y de la vulva.

Su causa es netamente micótica. Es causada por el hongo Cándida Albicans, a pesar de formar parte de la flora de la biota de la vagina. Cuando este hongo se incrementa en número dentro del tejido vaginal, provoca la sintomatología característica a través de su secreción.

  1. Vaginosis bacteriana

Las características de la secreción son determinantes en su diagnóstico. El flujo secretado como consecuencia de una vaginosis bacteriana se caracteriza por presentar:

  • Olor a pescado
  • Picor vaginal intenso.
  • Color blanco amarillento.
  • Dispareunia o vaginismo.

Es causada por una combinación de bacterias que crece de manera descontrolada dentro de la flora vaginal.

  1. Tricomoniasis

Genera muchas molestias en las mujeres que la padecen. Es una infección de intensidad moderada, por lo que debe ser tratada a tiempo. De lo contrario, puede dar origen a una enfermedad inflamatoria pélvica, la cual puede desencadenar una sepsis o una infección generalizada. La secreción que provoca este tipo de infección vaginal se caracteriza por presentar:

  • Color verdoso.
  • Olor intenso nauseabundo.
  • Totalmente líquido.
  • Picor vaginal.
  • Dolor al orinar.

Es causada por un parásito llamado Trichomonas Vaginalis, el cual se transmite por contacto sexual.

  1. Vaginitis Chlamydial

Es muy frecuente en mujeres entre 18 y 35 años de edad. Al principio, puede ser una afección asintomática, pero posteriormente provoca los siguientes síntomas:

  • Dolor vaginal.
  • Sangrado leve durante las relaciones sexuales.
  • Dolor en la parte baja del abdomen.
  • Picor en la vulva.

El microorganismo causante de esta infección vaginal se denomina Chlamydia Trachomatis, el cual se transmite por contacto sexual. Esta infección vaginal puede ser asintomática. Es una infección vaginal de alto riesgo debido a que provoca lesiones microscópicas en el cuello uterino, lo que puede repercutir en la capacidad de engendrar. Por ello, un tratamiento oportuno es fundamental.

En conclusión, todas las infecciones vaginales requieren de un tratamiento inmediato debido a las complicaciones que estas pueden suponer a largo plazo. Si estás experimentando cualquiera de los síntomas anteriores, lo mejor que puedes hacer es acudir a tu médico especialista de modo tal que te indique un tratamiento lo más pronto posible, según el tipo de infección vaginal que presentes.